Category Archives: Medio ambiente

Reconstruyendo tradición en Hueyápan, Morelos

Por Tracy L. Barnett
Traducido por Angélica Almazán

Este artículo forma parte de una serie sobre “bio-reconstrucción” o iniciativas de construcción natural que están floreciendo a raíz de los terremotos en México. Para seguir algunos de estos desarrollos ir a la página de Facebook de BioReconstruye México, una red de constructores naturales alrededor del país que están compartiendo técnicas y coordinando esfuerzos para responder a la necesidad de viviendas que sean amigables con el entorno.

Visto from atrás, el Templo de Santo Domingo de Guzmán, campanario cuarteada y lo que queda de su cúpula. (Tracy L. Barnett)
Visto from atrás, el Templo de Santo Domingo de Guzmán, campanario cuarteada y lo que queda de su cúpula. (Tracy L. Barnett)

Cuando el terremoto azotó Hueyápan, un pueblo enriquecido por sus bellas viviendas de adobe sobre las faldas del Volcán Popocatépetl, un grupo de dolientes velaban a un ser querido en el templo del pueblo, el icónico Templo de Santo Domingo de Guzmán. Cuando el suelo comenzó a sacudirse bajo sus pies, corrieron hacia la puerta – y justo a tiempo, ya que la cúpula de casi 500 años de antigüedad se desplomó alrededor del cuerpo del difunto.

Aquí nadie murió por el terremoto aquí, pero ese momento se quedará para siempre grabado en la memoria colectiva de este pueblo. Nunca en medio milenio los temblores que ocasionalmente ocurren en la región habían producido ni una sola grieta en los sólidos muros del Templo de Santo Domingo. Pero este terremoto fue diferente. Más de 400 familias sólo en este pequeño pueblo quedaron sin hogar, y un milenio de tradición de casas de adobe estaban en peligro de desaparecer.

Volcán Popocatepetl, visto desde el Barrio San Felipe, Hueyápan (Tracy L. Barnett
Volcán Popocatepetl, visto desde el Barrio San Felipe, Hueyápan (Tracy L. Barnett)

Una oportuna intervención de parte de los defensores de la construcción natural ha sido encaminada a combatir la tendencia anti-adobe y reforzar la preferencia local por el adobe. Al mismo tiempo que el bioarquitecto Peter Van Lengen estaba enseñándole a 100 personas cómo hacer adobe, otro equipo estaba facilitando la creación de una fábrica colectiva de adobe.

IMG_7834
Luis Miguel Espinosa, frente de lo que queda de su casa en el Barrio San Felipe, Hueyápan. (Tracy L. Barnett)

Artista y permacultor Iván Cazenave y cineasta Sebastián Hoffman de Tepoztlán respondieron al llamado para voluntarios el día después del terremoto y terminaron en Hueyápan. Mientras caminaban buscando en dónde echar una mano, se encontraron con un grupo de voluntarios removiendo escombros de una casa colapsada. Así fue como conocieron a Luis Miguel Espinosa y comenzaron a colaborar con el grupo de tequio (trabajo compartido) del barrio de San Felipe. Juntos, los vecinos del barrio y brigadas de voluntarios de diferentes lugares iniciaron el centro de ayuda comunitaria Amor Chiquito y comenzaron a construir más albergues de emergencia.

Iván Cazenave, izq., reune con Sebastián Agusíl Antonoff y Verónica Flores de Tibá, bioarquitecta Lourdes Malvido Alvarez y Guy Burgunder. (Tracy L. Barnett)
Iván Cazenave, izq., reune con Sebastián Agusíl Antonoff y Verónica Flores de Tibá, bioarquitecta Lourdes Malvido Alvarez y Guy Burgunder. (Tracy L. Barnett)

Aunque Cazenave no se dedica a la construcción profesionalmente, conoce bien las técnicas de bioconstrucción. Como miembro de una ecoaldea en Tepoztlán en donde ha estado a cargo del desarrollo junto con otras personas, ha estado estudiando y practicando diferentes técnicas de construcción natural, incluyendo el adobe, por varios años.

Desayuno tradicional en Amor Chiquito (Tracy L. Barnett)
Desayuno tradicional en Amor Chiquito. Izq. a derecho: Maura, Patricia, Sebastian Hofmann, Luis Miguel Espinosa, Iván Cazenave (Tracy L. Barnett)

También ha insistido en la necesidad de promover la autonomía para hacer comunidades más resilientes – algo que se está volviendo cada vez más esencial en una época de cambio climático y placas tectónicas en movimiento. Se le ocurrió que lo que la gente necesitaba era simplemente un buen suministro de adobe.

Tlacoyos, una empanada de maíz prehispánica común en Morelos, servido a menudo en Amor Chiquito. (Tracy L. Barnett)
Tlacoyos, una empanada de maíz prehispánica común en Morelos, servido a menudo en Amor Chiquito. (Tracy L. Barnett)

Así que ahora se encuentra trabajando con Hoffman, Amor Chiquito, Espinosa, y alrededor de 20 familias en el barrio para organizar una fábrica de adobe colectiva.

“Lo que estamos tratando de hacer es acompañar a éstas familias en la creación de un método que los ayude a organizarse — por ejemplo, para que hay una relación entre cuántas horas trabajan, y el número de adobes que reciben a cambio – y para que ellos mismos acuerdan sus compromisos y sus reglas y qué sucede en caso de incumplimiento.”

Sebastián Agusil habla con Sergio, 85, sobre su casa de adobe, uno de los mas antiguos de Hueyápan, que sobrevivió el terremoto. (Tracy L. Barnett)
Sebastián Agusil habla con Sergio, 85, sobre su casa de adobe, uno de los mas antiguos de Hueyápan, que sobrevivió el terremoto. (Tracy L. Barnett)

La idea es crear un modelo “open-source” basado en principios aprendidos de las cooperativas y los tradicionales modelos mexicanos de los tequios, las tandas, y otros sistemas de colaboración. “Queríamos que fuera muy simple, muy fácil de aplicar y replicar en otros lugares,” dijo Cazenave. Su método se llama PENCA (Podemos Edificar Nuestras Casas Ayudándonos, penca.org), y quieren seguir implementando fábricas de adobe empezando con uno.

Bioarquitecta y especialista en adobe hace una prueba de suelo en Hueyápan (Tracy L. Barnett)
Bioarquitecta y especialista en adobe hace una prueba de suelo en Hueyápan (Tracy L. Barnett)

Para la más básica fábrica de adobe, lo único que necesitas es un terreno grande y plano para secar los ladrillos de adobe, un techo a prueba de agua para mantenerlos secos durante las lluvias, y una fuente de buena tierra, agua y paja. A veces se utiliza una mezcladora, ya sea de motor de gasolina o tirada por caballos, pero tanto Cazenave como Van Lengen coinciden que lo mejor es que la masa se mezcla por pies humanos.

“Es lo mismo que un pan hecho por una máquina y un pan hecho al mano,” explica. “Cuando mezclas la masa con tus propios pies y manos, algo sucede que es completamente distinto a cuando lo hace una máquina. Entra el aspecto energético; los pies y manos son cálidos, la máquina es fría, danzar sobre la tierra transmite calor, y energéticamente, funciona de una manera totalmente distinta.”

Sergio no sabe cuantos años tiene su casa de adobe, que fue una herencia de su abuelo, pero está seguro que tiene mucho mas que 100 años. (Tracy L. Barnett)
Sergio no sabe cuantos años tiene su casa de adobe, que fue una herencia de su abuelo, pero está seguro que tiene mucho mas que 100 años. (Tracy L. Barnett)

Comenta que el grupo de San Felipe/Amor Chiquito casi está listo para arrancar el proyecto. “Tenemos el terreno, tenemos un permiso para traer el agua y tenemos un contenedor para mezclar los materiales. Estamos pidiendo a la gente cuyas casas se derrumbaron que guarden los materiales,” dice. “Una de las cosas geniales de trabajar con tierra es que el material es eterno… entonces, si una pieza de tu casa se cae o se rompe, puedes sólo dejarla remojar en agua, disolverla, y formarla de nuevo, tanto con el adobe como con otras técnicas de construcción basadas en tierra.”

Trágicamente, las brigadas de trabajo a lo largo de las zonas de desastre del terremoto, comenzaron a limpiar el escombro rápidamente – tanto adobe como cemento y otro tipo de basura y escombro – y a desecharlo en barrancas y ríos cercanos, creando una catástrofe ambiental encima de la catástrofe humana.

Sergio comparte fotos de algunas casas tradicionales de adobe que fueron derrumbados. (Tracy L. Barnett)
Sergio comparte fotos de algunas casas tradicionales de adobe que fueron derrumbados. (Tracy L. Barnett)

Una de las cosas más importantes que los defensores de la bioconstrucción que llegaron primero han estado haciendo a lo largo del país es recalcar a los residentes la importancia de recuperar los materiales – adobe, ladrillo, vigas de madera, tejas, y muchos otros materiales que pueden ser utilizados para restaurar al menos una parte de la casa original, lo cual toma más tiempo pero conserva la calidad y de alguna manera la conexión con el pasado, a diferencia de las casas de cemento construidas apresuradamente que las están reemplazando.

Barranca de Hueyápan (Tracy L. Barnett)
Barranca de Hueyápan (Tracy L. Barnett)

“En lugar de tirar este material a las barrancas y ríos, estamos diciéndoles ‘Conserva tus adobes, porque son oro – son lo que vas a utilizar para reconstruir tu hogar”, dice Cazenave.
Y además de construir sus casas, están construyendo capacidades y resiliencia, añade.

“Si tienes un problema y alguien más se hace cargo de él, en realidad no estás resolviendo tu problema,” dice. “Lo que tiene que pasar es que necesitamos ayudar a la gente a que resuelvan su propio problema. El paternalismo puede resolverlo en el corto plazo, y puede parecer un beneficio, pero no es sostenible.

“Necesitamos instalar estas fábricas de adobe de manera que sean sustentables; de manera que después de que sus casas sean reconstruidas éstas fábricas continúen funcionando para que puedan vender los adobes y así se conviertan en una fuente de ingresos. Si sólo les donamos adobes estas familias dependen de donaciones. Sería como recibir costales de maíz del gobierno; si cultivas tu propio maíz, puede caer una bomba en medio de la ciudad y a ti no te afecta. Cuando las células individuales tienen más independencia, tiene mayor resiliencia.”

Lourdes Malvido conseja un residente de Hueyápan de la mejor manera de reparar y reforzar su casa de adobe. (Tracy L. Barnett)
Lourdes Malvido conseja un residente de Hueyápan de la mejor manera de reparar y reforzar su casa de adobe. (Tracy L. Barnett)

Al momento de mi visita el grupo había invitado a la bioarquitecta Lourdes Malvido Álvarez para visitar y ayudar a sentar las bases haciendo pruebas de tierra y diagnosticar los problemas con algunas de las casas de la localidad dañadas por el terremoto.La mayoría de los problemas que Malvido Álvarez vio en su recorrido se resumían en tres problemas principales, dijo: porque la casa no tenía buenos cimientos, no había recibido mantenimiento adecuado o se habían mezclado elementos de cemento como columnas o techos que no funcionan bien con el adobe en el momento de un terremoto. Recomendó reforzar las casas cuarteadas con bandas de acero o vigas de madera. Malvido Álvarez comparte los sentimientos de Van Lengen con respecto al adobe, también uno de los materiales de bioconstrucción predilecto.

Lourdes Malvido inspecciona una casa dañada en el terremoto en Hueyápan. (Tracy L. Barnett)
Lourdes Malvido inspecciona una casa dañada en el terremoto en Hueyápan. (Tracy L. Barnett)

“El adobe es una técnica ancestral que ha sido probada durante siglos de prueba y error – es por ello que tenemos que seguir mejorándolo. Aquí tuvimos un terremoto que fue tan fuerte que los abuelos dicen que desde tiempos de sus abuelos no se sentía un terremoto tan intenso,” dice Malvido. “Lo que es interesante es que hay casas aquí de dos pisos con sus techos de teja que fueron capaces de resistir este intenso temblor. Lo que hace falta es regresar y enseñar a la gente de nuevo cómo hacer lo que sus abuelos sabían bien: la cultura constructiva del cómo construir una casa de adobe apropiadamente, y cómo cuidarla como si fuera nuestra tercera piel.”

Construyendo comunidad desde los escombros

Para Luis Miguel Espinosa, coordinador del grupo de voluntarios del barrio, la organización de este grupo ha traído dulces e inesperadas recompensas. Una gran parte de su propia casa fue destruida por el terremoto, pero una habitación permaneció sólida y segura, su familia pudo quedarse ahí mientras él y sus vecinos respondían a las urgencias de otras familias que estaban más necesitadas que ellos.

Luis Miguel Espinosa, izq., platica con Doña Eulogia Ramos Pérez, cuyo casa temporal el Grupo de Tequio de San Felipe estaba construyendo. (Tracy L. Barnett)
Luis Miguel Espinosa, izq., platica con Doña Eulogia Ramos Pérez, cuyo casa temporal el Grupo de Tequio de San Felipe estaba construyendo. (Tracy L. Barnett)

“Se siente bien poder ayudar, y creo que realmente es lo que me ha ayudado a mí – a todos nosotros – a sanar de esta tragedia y salir adelante,” compartió una mañana durante el desayuno en Amor Chikito, el centro de actividad en el Barrio de San Felipe, en Hueyápan, donde Rogelio Estrada y su esposa Maura han abierto su hogar a brigadistas viajeros de todo México y otros países.

Ahora que la mayoría de la gente tienen al menos un techo sobre sus cabezas, la atención se empieza a centrar en la fábrica de adobe y en la posibilidad de reconstruir.
Luis Miguel y sus vecinos buscan reconstruir con adobe, de la manera que les enseñaron sus padres, incorporando las técnicas antisísmicas que han aprendido de Van Lengen y Malvido.

El Grupo de Tequio de Barrio San Felipe, Hueyápan, construyen una casa temporal para Doña Eulogia Ramos Pérez en el pueblo aledaño de San Antonio Alpanoca. (Tracy L. Barnett)
El Grupo de Tequio de Barrio San Felipe, Hueyápan, construyen una casa temporal para Doña Eulogia Ramos Pérez en el pueblo aledaño de San Antonio Alpanoca. (Tracy L. Barnett)

Espinosa espera que el enfoque colectivo que están tomando ayude a Hueyápan no sólo a preservar su cultura arquitectónica, sino también a recuperar algunas de sus otras tradiciones y costumbres.

Los tequios son una manera en que él ve a sus vecinos recuperar las viejas costumbres.

“Estamos trabajando juntos como en los viejos tiempos, como lo hacían nuestros padres y nuestros abuelos,” dice. “Es un legado que nos han dejado, y es bueno recuperarlo.”

IMG_7876

Reunión Visionaria Trae Desarrollo Regenerativo a las Costas Caribeñas

Todas las piezas comienzan a unirse para la reunión del XV Consejo de Visiones – Guardianes de la Tierra “El Llamado del Agua”. Este año, la ecoaldea itinerante y el movimiento de alto impacto social tendrá su sede en la costa caribeña de México cerca de la frontera con Belice. El evento tendrá lugar a las orillas de la majestuosa Laguna de Bacalar, que en maya significa “Puerta del cielo donde crece el carrizo”, también conocida como la Laguna de los Siete Colores.

DCIM107MEDIADJI_0005.JPG
Sian Ka’an Bakhalal, la Laguna de los Siete Colores – página del XV Consejo de Visiones, El Llamado del Agua.

Este año, al igual que en 1992 en Mazunte Oaxaca, la meta del Consejo es proteger un ecosistema costero único, dicen los organizadores.

“Estamos hablando de un sistema lagunar único en peligro inminente,” declaró Santiago Palomar, uno de los organizadores del evento. Palomar y otro miembros del equipo han trabajado en fortalecer las redes de la comunidad y en enseñar técnicas aplicables para la protección de la bio-región. Continue reading Reunión Visionaria Trae Desarrollo Regenerativo a las Costas Caribeñas

Justicia Frustrada en Caso de Restitución de Tierras de los Huicholes

Por Tracy L. Barnett
Traducido por Victoria Maillo
Intercontinental Cry
Fotos de Octaviano Díaz Chema

HUAJIMIC, Nayarit, México — Un conflicto agrario de más de cien años se ha recrudecido en la Sierra Madre Occidental, profundizando aún más en las tensiones ya creadas a raíz del asesinato en mayo de 2017 de dos líderes huicholes (Wixárika) que lucharon por recuperar esa tierra.

El viernes, día del aniversario de la acción igualmente polémica de recuperación del año pasado, 1.200 huicholes indígenas bajaron tres horas por las montañas al valle de Huajimic para reunirse con los oficiales del Tribunal Unidad Agraria 56 que debían firmar acerca de un predio que estaba en disputa.

Dichos funcionarios nunca llegaron, ya que los ganaderos que se oponían a la restitución pusieron en marcha un bloqueo, y la policía nunca apareció para hacer cumplir la acción. Ahora, los huicholes dicen que se quedarán en ese remoto pedazo de tierra hasta que la restitución se complete, preparando el escenario para un enfrentamiento potencialmente violento de duración incierta.

Un muro en su río: Comunidades Ngäbe inundadas continúan luchando contra la presa

Arriba: Döegeo Gallardo y Göejet Miranda reman a casa a través de la desolada zona que alguna vez fue un río sombreado y lleno de peces (Tracy L. Barnett)

By Tracy L. Barnett
Para Global Sisters Report
Traducido por Angélica Almazán

Kiad, Ngäbe-Buglé Comarca, Panama – “Bulu Bagama es mi nombre positivo. Luis Jiménez, mi nombre negativo” comienza diciendo el anciano de Ngäbe, parado sobre una explanada de lodo seco y agrietado que cubre lo que por generaciones fue el patrimonio de su familia. El cascajo de una casa yace en ruinas, y unas pocas hojas muertas que cuelgan de un solo árbol sobreviviente proveen escasa sombra del sofocante sol del mediodía.

Estas palabras, refiriéndose a su nombre indígena y al que le fue impuesto por la dominante cultura española, resumen los sentimientos de traición de un pueblo que ha luchado amargamente por casi dos décadas para detener la presa de Barro Blanco, un proyecto hidroeléctrico que para las comunidades locales y los ambientalistas se ha convertido en un símbolo de todo lo que está mal con el modelo actual de desarrollo en Panamá.

Bulu y su esposa, Adelaida González, de pie sobre el lodo recordaron aquella terrible noche de agosto del año pasado cuando despertaron para encontrar las aguas de su sagrado Río Tabasará filtrándose a su casa. Sacaron del lodo a sus hijos y tantas de sus pertenencias como pudieron. Sus vecinos no fueron tan afortunados, sus casas fueron completamente barridas por la corriente. Un niño apenas logró escapar de ahogarse en aquellas angustiosas horas.

Continue reading Un muro en su río: Comunidades Ngäbe inundadas continúan luchando contra la presa

El boom hidroeléctrico de Panamá destruye ecosistemas y amenaza el estilo de vida rural

Arriba: Hna. Edia “Tita” López es una visitante frecuente en el campamento Ngäbe contra la presa Barro Blanco en Panamá, una de las muchas iniciativas de resistencia que ella ha apoyado contra las represas. (Cortesía de Hna. Edia López)

Por Tracy L. Barnett
Para Global Sisters Report
Traducido por Angélica Almazán

La Hna. Edia “Hermana Tita” López estaba trabajando como una Hermana de la Misericordia, buscando las mejores maneras de servir a los pobres y marginados de la Parroquia de La Concepción en el extremo occidental de Panamá, cuando le llegaron noticias de un plan que dejaría a muchos de ellos aún más pobres.

Trabajó con la comunidad Vicentina de la zona en 2005 cuando escuchó sobre una “consulta pública” en el pueblo de Volcán, y ella junto con otros religiosos fue a ver de qué se trataba. Se sorprendieron al saber que una empresa planeaba construir 11 presas hidroeléctricas en el río más grande de la zona, el Río Chiriquí Viejo.

Una vez conocido por sus espectaculares rafting en agua blanca y exuberantes bosques ribereños llenos de vida silvestre, Chiriquí Viejo era una joya neotropical. A lo largo de sus riberas, los agricultores producían gran parte de los productos que alimentan a la nación. López estaba alarmada.

Continue reading El boom hidroeléctrico de Panamá destruye ecosistemas y amenaza el estilo de vida rural

VOCES DE STANDING ROCK

Arriba: Activistas protectores del agua como Michael Costabile siguen llegando a Standing Rock, preparados para las temperaturas polares, y en algunos casos enfrentamientos con las fuerzas armadas del gobierno. (Foto de Tracy L. Barnett)

por  and ara Intercontinental Cry y El Proyecto Esperanza

OCETI SAKOWIN CAMP, N.D.— La tregua de este invierno en Standing Rock esta apunto de llegar a su fin.

La administración de Trump se ha comprometido a seguir adelante con el DAPL – el oleoducto que pasa debajo de la única fuente de agua de los Sioux (Lakota) de Standing Rock, Norte de Dakota. No solo eso, pero se está reviviendo el cancelado oleoducto Keystone XL, que también pasa muy cerca de otro territorio Sioux, los del Río Cheyenne.

La determinación se ha solidificado en los campamentos, donde los resistentes, los llamados “Defensores del Agua,” están pidiendo refuerzos de la sociedad en general. Una gran confrontación con policía armada de militares y fuerzas de seguridad privadas ahora parece inevitable.

Ellos también arrojan luz sobre el significado de Standing Rock, que se ha convertido en un poderoso símbolo para los pueblos indígenas y para los partidarios del  movimiento de justicia climática.  Estás son solo algunas  historias personales de los miles que enfrentaron carreteras cubiertas de hielo y las temperaturas muy debajo de cero en una peregrinación tanto espiritual como política.

Continue reading VOCES DE STANDING ROCK

Comunicado del Coyote Alberto

Alberto Ruz Buenfil
Foro por los Derechos de la Madre Tierra

EL 26 de octubre debe de haber sido un día muy especial a nivel de la conjunción de los planetas y de las fuerzas de la Naturaleza
Tocando las puertas de un templo donde se concretan las Leyes humimages-2anas, tuvimos el privilegio de ser testigos y actores en la siembra de un propósito muy importante parido por nuestro colectivo del Foro de los Derechos de la Madre Tierra, que se entregó en la Casona Xicoténcatl, sede de las conferencias de prensa que se están llevando a cabo para presentar demandas ciudadanas a los asambleístas que están preparando la nueva Constitución de la Ciudad de México.

Continue reading Comunicado del Coyote Alberto

‘Waterman’ viene a Ahuisculco para el Día Mundial del Agua

Tracy L. Barnett

El fin de semana pasado un nuevo superhéroe vestido en azul aterrizó en Ahuisculco, el pueblo al sur de Guadalajara que luchó para salvar sus manantiales, para reconocer la entrega de la comunidad y también para animarles a comprometerse cada vez mas al reto del cuidado del agua.

IMG_6425

Continue reading ‘Waterman’ viene a Ahuisculco para el Día Mundial del Agua

Habitantes de Ahuisculco recibieron el Año Nuevo frente a excavadoras que amenazaban sus manantiales

La lucha por defender sus fuentes de agua cristalina podría no sólo haber conseguido que esta comunidad de Jalisco protegiera sus recursos naturales, también pudo haber unido a sus habitantes como nunca antes.

Tracy L. Barnett
Animal Político/ El Daily Post

Habitantes del pueblo de Ahuisculco, Jalisco, mantuvieron el campamento con el que buscan detener una construcción que podría dañar su fuente de agua potable, con refuerzos que llegaron para las fiestas decembrinas de lugares tan lejanos como California, Estados Unidos, para mostrar su apoyo.

Continue reading Habitantes de Ahuisculco recibieron el Año Nuevo frente a excavadoras que amenazaban sus manantiales

Una comunidad de Jalisco se enfrenta a las retro excavadoras para proteger su agua

Tracy L. Barnett
Animal Político/El Daily Post

El poblado de Ahuisculco en Jalisco era uno de los pocos lugares en México donde los residentes podían abrir el grifo y beber agua limpia y fresca. Pero una empresa anónima llegó en septiembre y comenzó a hacer excavaciones. En poco tiempo, los manantiales cristalinos de los habitantes se volvieron marrón oscuro. Fue ahí cuando el campo se levantó.

Foto: Tracy Barnett

Continue reading Una comunidad de Jalisco se enfrenta a las retro excavadoras para proteger su agua