IMG-20170925-WA0004

Justicia Frustrada en Caso de Restitución de Tierras de los Huicholes

Por Tracy L. Barnett
Traducido por Victoria Maillo
Intercontinental Cry
Fotos de Octaviano Díaz Chema

HUAJIMIC, Nayarit, México — Un conflicto agrario de más de cien años se ha recrudecido en la Sierra Madre Occidental, profundizando aún más en las tensiones ya creadas a raíz del asesinato en mayo de 2017 de dos líderes huicholes (Wixárika) que lucharon por recuperar esa tierra.

El viernes, día del aniversario de la acción igualmente polémica de recuperación del año pasado, 1.200 huicholes indígenas bajaron tres horas por las montañas al valle de Huajimic para reunirse con los oficiales del Tribunal Unidad Agraria 56 que debían firmar acerca de un predio que estaba en disputa.

Dichos funcionarios nunca llegaron, ya que los ganaderos que se oponían a la restitución pusieron en marcha un bloqueo, y la policía nunca apareció para hacer cumplir la acción. Ahora, los huicholes dicen que se quedarán en ese remoto pedazo de tierra hasta que la restitución se complete, preparando el escenario para un enfrentamiento potencialmente violento de duración incierta.

Photo: Octaviano Díaz Chema

La restitución del viernes sería la segunda en una serie de procedimientos legales que reconocen la posesión injusta de 10.500 hectáreas de tierra Huichol por los ganaderos mestizos de la región desde hace más de 100 años.

Los ganaderos tienen títulos del gobierno mexicano fechados alrededor de 1906, pero el pueblo huichol tiene concesiones de tierras que datan del siglo 1700 de la corona española.

Desde la restitución del año pasado, el líder de ese esfuerzo, Miguel Vázquez Torres fue asesinado a tiros por un camión lleno de pistoleros armados, al igual que su hermano Agustín. Muchos sospechan que fueron atacados por su apoyo fuerte a la restitución de tierras.

El 22 de septiembre de 2016, luego de una serie de fallos a favor de la comunidad Huichol de San Sebastián Teponohuaxtlán, se trasladaron a reclamar su primera parcela, un rancho de 184 hectáreas (454 acres) ubicado a unos 5 kilómetros de la ciudad ranchera de Huajimic. Esa acción fue seguida con bloqueos de caminos y amenazas de violencia. Desde entonces, tres familias huicholes se instalaron en una granja y comenzaron a cultivarla, enfrentándose a reiteradas amenazas de residentes de la cercana ciudad de Huajimic.

Esta vez, el tramo impugnado es de sólo 63,7 hectáreas, pero para la comunidad Huichol representa la vanguardia de su lucha por recuperar sus patrias ancestrales. Para los ganaderos, representa la desposesión de tierras que han estado en sus familias por generaciones.

El día antes de la restitución programada, funcionarios locales y estatales se reunieron en la capital del estado de Nayarit, Tepic, con el magistrado del Tribunal Agrario Aldo Saúl Muñoz López y le aseguraron que las fuerzas de seguridad estarían presentes para prevenir la violencia, dijo Cristián Chávez, asesor de la comunidad de San Sebastián, que estuvo presente en la reunión y el subsiguiente bloqueo.

Las fuerzas policiales prometidas nunca se presentaron, y una caravana que incluyó varios funcionarios del tribunal, un observador estatal de derechos humanos, abogados y representantes de los medios de comunicación logró atravesar el terreno montañoso durante más de una hora antes de enfrentarse al bloqueo. Varias camionetas bloquearon el camino y cerca de 40 personas se encontraban en la escena, dijo Chávez.

El magistrado Muñoz López bajó de su camión e informó a los rancheros que estaba allí para llevar a cabo una orden del tribunal, y les pidió cortésmente que dejaran pasar la caravana, según un informe de Agustín del Castillo del diario Milenio. Los ganaderos le negaron rotundamente el paso.

Dado que no se permitió el cumplimiento de la ley, Muñoz López elaboró una acta que relataba las circunstancias que impedían la ejecución de la justicia y expresó su intención de buscar los medios para llevar a cabo la decisión legal lo antes posible, dijo Chávez. También tranquilizó a los ganaderos diciéndoles que llevaría sus preocupaciones a las autoridades del gobierno.

Carlos González estaba visiblemente molesto con la situación, según el informe de del Castillo. “Responsabilizamos al gobernador de Nayarit, Antonio Echavarría, a su secretario general de gobierno y su fiscal general, de la violencia que se pueda suscitar por esta situación, pues 1.200 comuneros han bajado al predio y toman posesión del mismo, y ante las manifestaciones de los ganaderos con bloqueos de tránsito y de alimentos, la situación puede volverse insostenible “, dijo con evidente molestia.

El gobierno mexicano ha sido severamente criticado por su falta de acción en el caso, rechazando repetidas peticiones de líderes huicholes y ganaderos por igual para reembolsar a los ganaderos con fondos federales designados para ayudar a prevenir conflictos de tierras.

El portavoz de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano de México, encargado de resolver las disputas territoriales, dijo que la agencia carece de los recursos necesarios para involucrarse y ya se enfrenta a más de 300 conflictos territoriales pendientes.

Representantes de los huicholes han llevado su caso directamente al público en videos publicados en Facebook el sábado. Dicen que seguirán ocupando la tierra hasta que los funcionarios del tribunal lleguen y formalicen la restitución. En uno de los vídeos, una cámara nos deja ver una muchedumbre masiva de pie en un campo, con montañas al fondo. Felipe Serio Chino, presidente del consejo de seguridad de la comunidad, avanza.

“Hoy, el 22 de septiembre de 2017, más de 1.000 comuneros se reunieron aquí en este lugar para exigir al Magistrado Aldo Raúl Muñoz López, que está a cargo del Tribunal 56 en Tepic, Nayarit, que entregue esta tierra a nuestra posesión tal y como estaba programada. Todos estos comuneros esperan su presencia. Sin ella, nos quedaremos hasta que alcancemos el objetivo por el que hemos venido aquí.

Le mandamos un saludo al Lic. Aldo, pero también le decimos que no sea cobarde, que no tenga miedo, que no se haga que no puede hacer las cosas….la ley lo ha reconocido, el tribunal lo ha reconocido; sólo exigimos lo que es nuestro”.