IMGL7698 (1)

Marichuy: Mi meta no es ser presidente

Por: Angélica Almazán

“Nosotros no traemos promesas, no traemos nada para regalar, más que el corazón, más que el sudor, más que el esfuerzo de cada día. Ha sido un camino difícil porque la gente ya no cree en nada y está cansada de escuchar promesas. Por eso nosotros no estamos prometiendo cosas, estamos lanzando un llamado a la organización de la sociedad, a una unión que vaya más allá de las elecciones. Este es el momento de la juventud, de la niñez, de las mujeres. Es el momento de que seamos conscientes de que podemos avanzar juntos.”

Mientras la joven Concejala Yamili Chan Dzu da su discurso de apertura, los ojos de Marichuy recorren la pequeña multitud. Sólo hay un poco más de cien personas ahí. A diferencia de los masivos mítines de los partidos políticos, donde llegan camiones llenos de personas de todas las comunidades vecinas a escuchar al candidato en turno, este evento del Concejo Indígena de Gobierno no ha podido reunir más que a un puñado de artistas, reporteros y alguno que otro despistado que iba pasando y se acercó, quizá movido por la curiosidad al ver la pequeña manta blanca a la entrada del Centro Cultural Chan Santa Cruz: “Este evento es totalmente pacífico, para el pueblo y del pueblo, ajeno a todo partido político”.A pesar de ser Quintana Roo uno de los estados con mayor población indígena en México, es la primera vez que el Concejo Indígena de Gobierno hace un evento público para recaudar firmas  en el estado y el panorama no es nada alentador: no faltan ni dos meses para que se venza el plazo y apenas han conseguido poco más del 10% de las firmas necesarias para que Marichuy pueda aparecer en las boletas electorales. Ese día en Felipe Carrillo Puerto, una población de más de 25 mil habitantes, sólo firmaron alrededor de 60 personas.

“Este evento es totalmente pacífico, para el pueblo y del pueblo, ajeno a todo partido político” Mitin del Concejo Indígena de Gobierno en Centro Cultural Chan Santa Cruz, Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo México (Foto: Angélica Almazán)
“Este evento es totalmente pacífico, para el pueblo y del pueblo, ajeno a todo partido político” Mitin del Concejo Indígena de Gobierno en Centro Cultural Chan Santa Cruz, Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo México (Foto: Angélica Almazán)

No obstante, Marichuy agradece el humilde esfuerzo que han hecho un pequeño grupo de ciudadanos para organizar un evento independiente, sin contar con ningún apoyo de parte del Instituto Nacional Electoral. Cada peso invertido en ese evento para impresión de material informativo, transporte, hospedaje y comidas ha salido de la bolsa de las y los Concejales y de ciudadanos de Felipe Carrillo Puerto y alrededores que se han solidarizado con la causa, prestando el espacio, sillas, equipo de sonido, etc. De igual manera, varios artistas locales apoyaron cantando y bailando de manera gratuita para amenizar el evento. Por ello, no importa si son muchos o si son pocos los presentes, están los que creen de corazón en el proyecto, y el objetivo se ha cumplido: que la gente se organice para lograr un fin común.

Varios artistas se solidarizaron con el Concejo Indígena de Gobierno y amenizaron gratuitamente el evento de colecta de firmas. A la izquierda, el conjunto de son jarocho Grupo Caravana. A la derecha, la banda de Folk Rock Estación Fénix.(Fotos: Tropical Flúor)
Varios artistas se solidarizaron con el Concejo Indígena de Gobierno y amenizaron gratuitamente el evento de colecta de firmas. Arriba, el conjunto de son jarocho Grupo Caravana. Abajo, la banda de Folk Rock Estación Fénix.(Fotos: Tropical Flúor)

Foto 3.2

El Concejo Indígena de Gobierno ha acordado llevar a cabo su campaña electoral sin aceptar dinero del presupuesto federal, a pesar de que en caso de lograr el registro como candidata independiente, Marichuy legalmente tendría derecho a un porcentaje de los 42.96 millones de pesos que el gobierno destinará en el 2018 para el financiamiento de candidatos y partidos independientes. Pero tomaron esta decisión, entre muchas otras razones, porque  quieren demostrar que cuando la gente se organiza y colabora puede lograr cualquier cosa que se proponga, sin depender del apoyo del gobierno.

De acuerdo con el Concejal Francisco Ortiz, originario de Tepoztlán Morelos, el interés del CIG no es ganar una elección, sino convocar a todos los ciudadanos y ciudadanas a organizarse para transformar la manera en que se hace política en México, y lograr el cambio desde abajo, independientemente de lo que suceda en las urnas en el 2018. “No es una propuesta electoral, es una propuesta de lucha” explica Ortiz.

Principios del “Mandar Obedeciendo”: Servir y no servirse; Representar y no suplantar; Construir y no destruir; Obedecer y no mandar; Proponer y no imponer; Convencer y no vencer; Bajar y no subir. (Foto: Angélica Almazán)
Principios del “Mandar Obedeciendo”: Servir y no servirse; Representar y no suplantar; Construir y no destruir; Obedecer y no mandar; Proponer y no imponer; Convencer y no vencer; Bajar y no subir. (Foto: Angélica Almazán)

Marichuy recalca que ella es únicamente la vocera que dará la cara por el Concejo Indígena durante el proceso electoral, ya que no es posible registrar a un grupo de personas como candidato presidencial, pero que el proyecto de gobierno del CIG es tomar las decisiones de manera colectiva y horizontal.  Su meta no es buscar el poder, sino llamar a la sociedad civil a organizarse y promover un sistema de gobierno completamente diferente, uno en el que el Pueblo mande y el gobierno obedezca y donde los sectores marginados de la sociedad puedan empoderarse y tener su lugar. “Queremos que otra vez los pueblos originarios florezcan, queremos que las comunidades se fortalezcan, ¿cómo lo vamos a hacer? Solamente dándonos la mano unos a otros, confiando en los que tenemos al lado, solamente haciéndonos fuertes entre todos”.

Foto-1-606x1024 (1)
María de Jesús Patricio Martínez, primera mujer indígena aspirante a la presidencia de México, presentando su propuesta política en Quintana Roo. (Foto: Tropical Flúor)

Una de las cosas que caracterizan la propuesta organizativa de María de Jesús Patricio, indígena Nahua de 54 años, médico tradicional originaria de Tuxpan, Jalisco, es su preocupación por proteger a la naturaleza. A diferencia de la mayoría de los políticos, que poco o nada hablan sobre las medidas que tomarían sus gobiernos para cuidar el medio ambiente, Marichuy centra casi todo su discurso en la necesidad de que todos los mexicanos se unan para defender los bosques, las aguas y la vida en general, de cara a los megaproyectos que están devastando toda la riqueza natural de México y toda América, y que con la recientemente aprobada Ley de Biodiversidad tienen la mesa puesta para continuar con el despojo de las áreas protegidas.

Los miembros del Concejo Indígena de Gobierno están conscientes de que entrar al juego de las elecciones era muy arriesgado. Como lo expresó durante su discurso Lizbeth Morán, otra joven concejala originaria de Tuxpan Jalisco, aún existe un profundo racismo en México y los pueblos indígenas siguen sufriendo de mucha  discriminación. Por ello, insistió en la urgencia de que todos los mexicanos, indígenas y no indígenas se unan para acabar con los problemas que aquejan a su país, tanto en las ciudades como en las comunidades y pueblos. “Los destierros, las desapariciones, las muertes y el narcotráfico no sólo están en las comunidades indígenas, también los hermanos de la ciudad están sufriendo.”

Sin embargo, esa discriminación y la brecha entre los indígenas y “la gente de la ciudad” – los mestizos y mexicanos no indígenas – es un factor que posiblemente no permita que Marichuy llegue a ser presidente de México. Incluso es muy probable que ni siquiera alcance a reunir la cantidad de firmas necesarias para figurar en las boletas electorales. Para poder obtener su registro como candidata independiente, Marichuy necesita recaudar cerca de un millón de firmas de mexicanos registrados en el Instituto Nacional Electoral en al menos 17 estados de la República Mexicana antes del 19 de febrero del 2018. Para el día 10 de enero, apenas se habían obtenido 129 mil 900 firmas.

Los ciudadanos que se solidarizan con la causa organizan mesas de Apoyo Ciudadano para recaudar firmas y tratar de obtener la candidatura de Marichuy. (Foto: Angélica Almazán)
Los ciudadanos que se solidarizan con la causa organizan mesas de Apoyo Ciudadano para recaudar firmas y tratar de obtener la candidatura de Marichuy. (Foto: Angélica Almazán)

Lo único que se necesita para firmar es ser ciudadano mexicano y contar con una credencial para votar vigente; a través de la aplicación Apoyo Ciudadano INE, los auxiliares registrados del CIG toman fotografías de ambos lados de la credencial y después se captura la firma electrónica del ciudadano. Es un proceso que no lleva más de cinco minutos y que teniendo una buena conexión a internet no presenta ningún problema.  No obstante, es un sistema que a todas luces está dejando de lado a un gran segmento de la población: justamente al segmento entre el que se encuentran la mayoría de los simpatizantes de Marichuy.

En todo México hay muchas comunidades indígenas donde apoyan al Congreso Nacional Indígena, y en ellas se podrían recolectar miles de firmas para obtener el registro del CIG, pero son lugares que no tienen acceso a Internet o donde ninguno de sus habitantes cuenta con dispositivos sofisticados como tablets o smartphones. En muchas de ellas ni siquiera hay cobertura de telefonía celular. Silvia Díaz, quien ha estado apoyando como auxiliar de captura de firmas en Carrillo Puerto incluso señala que al inicio del proceso la aplicación sólo se podía instalar en iPhones y iPads y que fue un problema porque entre todos los auxiliares de la región sólo una persona contaba con un dispositivo de este tipo.

Sin embargo, actualmente cualquier ciudadano que lo desee puede descargar dicha aplicación en su celular y registrarse como Auxiliar para apoyar en esta colecta de firmas. En teoría no es necesario pagar las grandes campañas publicitarias que están llevando a cabo otros aspirantes a la candidatura independiente. Si la propuesta de Marichuy llega a más personas que tengan acceso a redes y tecnología y se toman el tiempo de registrarse y capturar su propia firma y las de sus conocidos, si más mestizos se solidarizan con este movimiento indígena quizá sea más fácil para Marichuy alcanzar la cantidad de firmas necesaria para ser candidata. “Esta propuesta surge desde los pueblos indígenas, pero no es sólo para nosotros. Nosotros estamos defendiendo la vida para todos, no sólo para los pueblos indígenas”

Actualmente, Marichuy y el Concejo Indígena de Gobierno continúa con su gira por toda la república, en las grandes ciudades, en pueblos, en pequeñas comunidades. Con representantes de los pueblos indígenas tratando de llegar a todos los lugares posibles e invitando a los mexicanos a unirse, organizarse y dejar de esperar a que llegue un político mesías que solucione todos los problemas de México. “Ya vimos que el cambio no va a venir de arriba. El cambio tenemos que hacerlo nosotros desde abajo.” Dice Marichuy.

Angélica Almazán es una cantante y escritora  mexicana, editora asistente de El Proyecto Esperanza.